Quinta-feira, 15 de Novembro de 2012

Nas horas que me pertencem

«El erudito que, de manera paciente y ordenada, ha dedicado cincuenta de sus sesenta y ocho anos de vida a escribir la Gran Obra (de la que hasta el momento tiene a punto setenta y dos volúmenes) se da cuenta, una mañana, de que la tinta de las letras de las primeras páginas del primer volumen está empezando a desaparecer. El negro pierde intensidad y se vuelve grisáceo. Como ha adquirido la costumbre de repasar a menudo todos los volúmenes escritos hasta el momento, cuando se percata de la desgracia sólo se han estropeado las dos primeras páginas, las primeras que escribió hace cincuenta anos. Y adernás, en la segunda página las letras de las líneas inferiores todavia son un poco legibles. Se apresura a rehacer una por una las letras borradas. Con tinta china y paciência sigue el trazo hasta rehacer palabras, líneas y párrafos. Pero cuando termina advierte que ahora también han desaparecido las palabras de las últimas líneas de la página 2 y toda la página 3 (que cuando inicio la reparación estaban unas en buen estado y otras en estado relativamente bueno). Esto le confirma que la enfermedad es progresiva.

Hace cincuenta anos, cuando decidió consagrar su vida a escribir la Gran Obra, el erudito ya era consciente de que debería prescindir de toda actividad que le robase aunque sólo fuera un poco de tiempo, de que debía vivir célibe y sin televisor. La Gran Obra seria realmente tan Grande que no podría perder ni un minuto en nada de lo que pudiera privarse. Y de hecho se podia privar de todo menos de la Gran Obra. Por eso mismo decidió no perder ni un minuto buscando editor. El futuro se lo encontraria. Tan seguro estaba de la validez de lo que se había propuesto, que sabia que, indefectiblemente, cuando alguien descubriese los volúmenes mecanografiados de la Gran Obra, uno al lado de otro en los estantes del pasillo de su casa, el primer editor que tuviera noticia (fuera quien fuese) en seguida comprendería la importância de lo que tenía ante si. Pero si ahora se le borran las letras, qué va a quedar de la Gran Obra?

La degradación no para. En cuanto ha rehecho las tres primeras páginas, descubre que también desaparecen Ias letras de Ias páginas 4, 5 y 6. Cuando he rehecho Ias de las páginas 4, 5 y 6, se encuentra con que se han borrado completamente las de Ias 7, 8, 9 y 10. Rehechas Ia 7, Ia 8, Ia 9 y Ia 10, ve que se le han borrado desde la 11 hasta Ia 27.

No puede perder tiernpo intentando averiguar por quê se borran las letras. Se apresura a rehacer el primer volumen (los primeros volúmenes: pronto observa que Ia degradación afecta asimismo a los volúmenes segundo y tercero) y advierte que el tiempo que dedica a esto le impide continuar la redacción de los últimos volúmenes, Y sin el colofón que debe dar sentido magnífico a los volúmenes ya escritos, los cincuenta anos de dedicación no habrán servido de nada. Los volúmenes iniciales no son sino el andamiaje, necesario para situar las cosas en su lugar pero no esencial, sobre el cual ahora debe construir las propuestas autenticamente innovadoras: las de los últimos volúmenes. Sin estas, la Gran Obra no será nunca una Gran Obra. De ahí la duda: no es preferible quizá dejar que los primeros volúmenes se vayan borrando, no perder tiempo en rehacerlos? (No es mejor aplicarse a luchar contra el tiempo y acabar de una vez los últimos volúmenes (cuántos faltan exactamente: seis, siete?) para culminar así la Gran Obra, aun a riesgo de que algunos de los primeros volúmenes se borren para siempre? De los setenta y dos que ha escrito hasta ahora, bien puede aceptar la perdida de los siete u ocho primeros, que, aunque le permitieron tomar impulso, no aportan nada esencialmente nuevo. Sin embargo, he aqui otra duda: cuando haya puesto el punto final, se habrán borrado solamente los siete u ocho prirneros volúmenes? Decidido a no perder ni un minuto, se sumerge en el trabajo. Muy pronto se detiene. Cómo no se ha dado cuenta hasta ahora de que, si él muere y ese alguien que debe descubrir la Gran Obra y presentársela a un editor tarda demasiado en descubrirla, los volúmenes estropeados no serán solo siete u ocho sino todos? Qué hacer, entonces: interrumpirse y empezar a buscar editor ahora mismo para evitar ese peligro, por mucho que sin los volúmenes finales resulte imposible demostrarle que lo que se trae entre manos es de autêntica importância? Pero, si dedica esfuerzo y tiempo a buscar editor, no podrá dedicar el tiempo necesario a rehacer los volúmenes a medida que se vayan estropeando ni podrá dedicarse a escribir los volúmenes finales. Qué debe hacer? Se angustia. (Es posible que toda una vida de trabajo haya sido en vano? Lo es. «De quê han servido tantos esfuerzos, la dedicación exclusiva, el celibato, los sacrifícios? Le parece una burla gigantesca. Siente nacer el ódio dentro de él: ódio a, si mismo por haber malgastado Ia vida. Y no poder recuperar el tiempo perdido no le da tanto pânico como la certeza de que a estas alturas no estará a tiempo de saber como aprovechar el que le queda.»

 

"La Divina Providencia", El Porqué de las Cosas de Quim Monzó, Trad. Marcelo Cohen, Anagrama, pp. 133-136

 

(Nota- ah e tal sr autor desculpe lá copiar o conto completo-veja isto como divulgação em terras lusas, ou não)

 

publicado por C. às 19:16
link do post | comentar | favorito
|

.pesquisar

.arquivos

. Abril 2017

. Março 2017

. Fevereiro 2017

. Janeiro 2017

. Setembro 2016

. Agosto 2016

. Julho 2016

. Fevereiro 2016

. Janeiro 2016

. Dezembro 2015

. Novembro 2015

. Outubro 2015

. Agosto 2015

. Julho 2015

. Abril 2015

. Março 2015

. Fevereiro 2015

. Janeiro 2015

. Outubro 2014

. Agosto 2014

. Julho 2014

. Junho 2014

. Abril 2014

. Março 2014

. Fevereiro 2014

. Janeiro 2014

. Dezembro 2013

. Novembro 2013

. Outubro 2013

. Setembro 2013

. Agosto 2013

. Julho 2013

. Junho 2013

. Maio 2013

. Abril 2013

. Março 2013

. Fevereiro 2013

. Janeiro 2013

. Dezembro 2012

. Novembro 2012

. Outubro 2012

. Setembro 2012

. Agosto 2012

. Julho 2012

. Junho 2012

.tags

. todas as tags

.links

blogs SAPO

.subscrever feeds