Terça-feira, 26 de Fevereiro de 2013

entre os dias e as noites- impressões dos dias

«Soy conferencia o novela? Dios, quê pregunta. Disculpen ustedes. Parece que regresé a los dias en que era joven, vivia en Paris y estaba desesperado y no paraba de hacerme preguntas. Normalmente se abren siempre ante los jóvenes horizontes de esperanza, pero los hay que eligen la desesperación, y yo era uno de ésos, pues no sabia muy bien por donde ir por la vida y, adernás, tenía la impresión de que es­tar desesperado era más elegante, vestia mucho más que ser un pobre joven instalado en la esperanza. El hecho es que hoy tengo la impresión de estar volviendo a ser aquel joven que tantas preguntas se hacía. Soy conferencia o novela? Soy? De repente, todo son preguntas. Soy alguien? Soy quê? ,Me parezco fisicamente a Hemingway o no tengo nada que ver con él? Por sus miradas, respetable público, me parece que ustedes opinan como mi mujer y amigos. Ustedes tienen el mismo talante que ellos y que los organi­zadores de Key West. No sé por quê, me parece que me están descalificando. Sin duda lo hacen guiados por su sensa­tez. Sin embargo yo necesito creer que cada dia me voy pareciendo más fisicamente ai ídolo de mis anos parisinos, pues ya solo esto me une sentimentalmente a mis dias de juventud. Por otra parte, creo que tengo derecho a poder verme de forma diferente de como me ven los demás, verme como me da la gana verme y no que me obliguen a ser esa persona que los otros han decidido que soy. Somos como los demás nos ven, de acuerdo. Pero yo me resisto a aceptar tamana injusticia. Llevo anos intentando ser lo más miste­rioso, impredecible y reservado posible. Llevo anos inten­tando ser un enigma para todos. Para ello, con cada persona adopto una actitud diferente, busco que no haya dos personas que me vean de igual forma. Sin embargo, esta esforzada tarea se me está revelando inútil. Sigo siendo como los demás quieren verme. Y por lo visto todos me ven igual, como a ellos les da la gana. Si ai menos alguien, ya no digo mucha gente sino alguien, supiera verme idêntico fisica­mente a Hemingway...»

 

Paris no se Acaba Nunca, de Enrique Vila-Matas, Anagrama, pp.16-17

publicado por C. às 08:55
link do post | comentar | favorito
|

.pesquisar

.arquivos

. Abril 2017

. Março 2017

. Fevereiro 2017

. Janeiro 2017

. Setembro 2016

. Agosto 2016

. Julho 2016

. Fevereiro 2016

. Janeiro 2016

. Dezembro 2015

. Novembro 2015

. Outubro 2015

. Agosto 2015

. Julho 2015

. Abril 2015

. Março 2015

. Fevereiro 2015

. Janeiro 2015

. Outubro 2014

. Agosto 2014

. Julho 2014

. Junho 2014

. Abril 2014

. Março 2014

. Fevereiro 2014

. Janeiro 2014

. Dezembro 2013

. Novembro 2013

. Outubro 2013

. Setembro 2013

. Agosto 2013

. Julho 2013

. Junho 2013

. Maio 2013

. Abril 2013

. Março 2013

. Fevereiro 2013

. Janeiro 2013

. Dezembro 2012

. Novembro 2012

. Outubro 2012

. Setembro 2012

. Agosto 2012

. Julho 2012

. Junho 2012

.tags

. todas as tags

.links

blogs SAPO

.subscrever feeds